Audi sigue desafiando los límites de la técnica en la competición

El compromiso con el deporte de motor es desde siempre una parte integral de la estrategia de Audi. El eslogan “A la vanguardia de la técnica” es un reflejo de este esfuerzo de la marca por desarrollar en la competición tecnologías innovadoras de las que acaban beneficiándose sus coches de calle.

 

Primer coche eléctrico ganador de una etapa en el Rally Dakar

El último logro en este empeño por ir más allá de los límites de la técnica lo acabamos de vivir en el Rally Dakar. Audi vuelve a ser pionera al ser la primera marca que gana una etapa del rally más duro del mundo con un coche eléctrico.

El Audi RS Q e-tron pilotado por Carlos Sainz y Lucas Cruz es el vehículo más avanzando a nivel tecnológico que Audi Sport ha llevado a la competición. Las exigencias logísticas y deportivas del Dakar han obligado a Audi a desarrollar un concepto innovador. Un motor TFSI recarga la batería de alto voltaje que alimenta los motores eléctricos. La potencia máxima es de 500 kW (680 CV), pero está limitada a 288 kW por el reglamento. La batería de iones de litio tiene 52 kWh de capacidad y un peso de 370 kilos.

Audi sigue desafiando los límites de la técnica en la competición

Tracción quattro: una idea genial en la que nadie creía

Antes de 1979, la tracción a las cuatro ruedas estaba vetada en el Mundial de Rallies. Además, se consideraba un sistema demasiado pesado y poco fiable, incapaz de aguantar el esfuerzo que soporta un coche de esta especialidad. Todo cambió en 1979, cuando esta tecnología fue por fin incluida en el reglamento tras una petición de la Federación Alemana a instancia de Audi.

La tracción Audi quattro debutó en el Campeonato del Mundo de Rallies en 1981, y en la siguiente temporada ya ganó el título de marcas. En 1983 Hannu Mikkola se proclamó campeón del mundo, y en 1984 Audi y el sueco Stig Blomqvist lograron los dos títulos.

Audi sigue desafiando los límites de la técnica en la competición

Un diésel en Le Mans

Audi ha ganado trece ediciones de las 24 Horas de Le Mans, pero la más especial posiblemente fue la de 2006, cuando se convirtió en la primera marca en ganar la competición francesa con un coche de motor diésel.

El Audi R10 TDI, que utilizaba un motor V12 biturbo TDI de 650 CV y más de 1.100 Nm, no solo fue el coche más rápido, sino también el que registró un consumo de combustible más bajo.

El mismo coche ganó también en 2007 y 2008. En total, la tecnología Audi TDI sumó ocho victorias en la mítica prueba francesa.

Audi sigue desafiando los límites de la técnica en la competición

La primera victoria de un híbrido en Le Mans

En 2012, el nuevo Audi R18 e-tron quattro se convirtió en el primer prototipo híbrido en ganar en Le Mans. El triunfo se repitió en los dos años siguientes.

El motor TDI estaba complementado con una unidad motor-generador en el eje delantero que recupera energía cinética durante las fases de frenada y una batería capaz de proporcionar brevemente hasta 170 KW de potencia.

En la evolución de este prototipo presentada en 2014 el turbocompresor del motor de combustión estaba conectado a un motor eléctrico, lo que permitía convertir en energía eléctrica la energía térmica contenida en el flujo de los gases de escape.

Audi sigue desafiando los límites de la técnica en la competición

Si quieres conocer todas las novedades de la marca, visítanos en nuestros concesionarios oficiales Motorsol Audi y te informaremos.

Escribe un comentario